Ser colaborador requiere una infraestructura de base