1 Comment

  1. Avatar Patricia Espinosa Hernández
    28 July 2019 @ 18:45

    La Violencia como generadora de violencia y su terrible derivado: ” El abuso sexual no solo ocurre en ambientes abusivos sino que se perpetua en ellos” es un hecho que resume buena parte de los planteamientos del Diplomado Latinoamericano para La Prevención de Abuso sexual organizado por el CEPROME en la Ciudad de México durante el mes de Julio del año 2019.
    Por lo anterior es urgente e indispensable , como varios de sus expositores afirmaron , la creación de ESCENARIOS PROTECTORES que conviertan a la Iglesia , en el caso de los abusos por clérigos y sacerdotes, y como dijera el Papa Francisco, en un ” Hogar seguro” ; que la Iglesia sea esa madre protectora y amorosa que da la vida por sus hijos y que en caso de que en su interior ocurra alguna tragedia, alguna barbaridad, responda con toda su fuerza, compromiso y responsabilidad a resarcir el daño que se haya cometido en su seno a partir de considerar primero que todo a las víctimas y sus familias, pero también a los perpretadores quienes, independientemente de que sean sujetos de las leyes civiles y canónicas correspondientes frente al delito cometido, también habrán de ser tratados por la Institución a la cual, aun habiéndole fallado, les sigue considerando por ser bautizados, tanto a nivel psicológico como espiritual pues por encima de todo se reconoce la dignidad ontológica que como creaturas de Dios poseen.
    Un Diplomado que abarcó prácticamente todas las vertientes de un problema complejísimo que ha de considerar los elementos sociológicos, institucionales, familiares, psicológicos, psiquiátricos y espirituales que, como una ” tormenta perfecta” confluyen para que surja en cualquier ambiente, incluyendo el eclesial.
    Esto es, es el abuso sexual es un problema universal que tristemente el lugar donde más se presenta es dentro de la propia famila ( 70 a 80% de los casos) y por ello amerita también una Pastoral Socio /Familiar que considere esta grave realidad, y que en el ámbito eclesial se traduce en lo que se denomina una ” Cultura del buen trato” tanto a nivel de comunidades pastorales como fuera de ellas.
    La Iglesia en su misión universal entonces, y a través de quienes la integran: laicos, clero y religiosos, está siendo urgentemente llamada a responder a esta realidad que precisamente por el dolor y la destructividad que provoca, le insta a asumirla, enfrentarla y abordarla :”con todo su corazón, con todas sus fuerzas y con toda su mente”… el Señor no espera menos de sus hijos y por ello es el Espíritu Santo quien se ha hecho presente en este Diplomado Latinoamericano de Prevención de Abuso sexual.
    Dra. Patricia Espinosa Hernández.
    Universidad Católica Lumen Gentium

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *